ANTIGUA CALLE A TONACATEPEQUE, URBANIZACION LAS MARGARITAS, FRENTE A BODEGAS DE FABRICA IMSA, 300 METROS AL NORTE DE UNICENTRO SOYAPANGO, SAN SALVADOR, EL SALVADOR, CENTROAMERICA




Pastores: Tito y Delmy Escalante

Visión

"Ser una congregación de gente sana y libre que bendice a sus miembros y amigos con el Evangelio de Jesucristo en un ambiente de amor, respeto y aceptación"

domingo, 4 de diciembre de 2011

Ideas del Cristianismo evangélico en Amércia Latina

El cristianismo evangélico en América Latina, ha recibido la influencia ideológica y teológica que los misioneros fundadores tenían, además de la cosmovisión propia que estos poseían. Es decir que al hablar de cristianismo evangélico en América Latina, estamos hablando de un fenómeno con sus características particulares. Por lo que no es equivalente a otras expresiones del cristianismo a nivel global. Existen elementos que definieron nuestra identidad evangélica y crearon en la mente y los corazones de los conversos en América Latina, una comprensión del mundo y de la escatología, que dista mucho de las comprensiones europeas. La percepción que tenemos de la vida presente, las cosas y el mundo venidero están ligadas a las ideas acuñadas por los misioneros norteamericanos y canadienses[1] que fundaron las primeras congregaciones en América Latina.

Además tenemos que reconocer la tendencia de algunos de los misioneros a separar a los nuevos conversos del mundo en el que habitaban, esto debido a que traían una tradición wesleyana, que enfatizaba la santidad como norma de vida para el pueblo de Dios, los cristianos se volvieron anti sociales y aislados del mundo que les rodeaba. Hubo una fuerte tendencia a dualizar el mundo, a la usanza del pensamiento griego, en el sentido que lo material es malo y solamente lo espiritual es puro y santo. Todo aquello que sea del “mundo” es malo y por lo tanto los nuevos creyentes debían abandonar toda relación con las personas y actividades mundanales. Esto produjo desintegración familiar y social, además auto marginación y exclusión, la espiritualidad de la personas se llegó a medir a partir de lo callado que fuera una persona o lo aislado que esta vivía del mundo que le rodeaba.

Todo esto ha producido un cristianismo evangélico, que aunque ha logrado llevar la salvación a millones de latinoamericanos, ha sido una salvación reduccionista, limitada a una compresión escatológica de la misma. Una redención que no ha logrado transformar la realidad de los redimidos. Es una liberación que peligrosamente se quede en el plano de lo subjetivo y no logre materializar sus beneficios a una sociedad que requiere de una salvación escatológica, pero que también como la multitud hambrienta de pan, no puede ser sencillamente despedida para que coma cuando lleguen a casa. Esta sociedad anhela escuchar la voz del Maestro que dice: “Dadles vosotros de comer”[2]

A continuación abordaremos algunos de estos aspectos que han calado en la mentalidad cristiana evangélica en América Latina, que definen y determinan la cosmovisión vigente en la mayoría de congregaciones, principalmente de las organizaciones históricas, aunque hay una considerable cantidad de pastores y congregaciones que ya están realizando esfuerzos serios por volver al cristianismo del Nuevo Testamento en su sencillez y practicidad. Sin embargo, ha surgido una importante cantidad de congregaciones sin identidad doctrinal y que sencillamente están replicando aquellas cosas que vieron en sus paradigmas u observan en los medios de difusión, sin lograr una percepción bíblica aséptica de la eclesiología. Lo que hace peligroso que la identidad de las nuevas y cada vez más abundantes congregaciones “independientes” se vayan alejando del modelo novotestamentario.



[1] Rafael Williams en su libro "Aventurando con el Evangelio en América Central", publicado en 1935, afirma que Federico Ernesto Mebius, de nacionalidad canadiense, llegó a El Salvador en el año 1904. También H. S. Syverson, fundador de la Iglesia de Dios en nuestro país, afirmó según "Good News from El Salvador" de J. H. Ingram, que Mebius estuvo en El Salvador en el año 1904.

[2] Mateo 14:16 Jesús les dijo: No tienen necesidad de irse; dadles vosotros de comer. (Biblia, RV1960)

No hay comentarios:

Publicar un comentario