ANTIGUA CALLE A TONACATEPEQUE, URBANIZACION LAS MARGARITAS, FRENTE A BODEGAS DE FABRICA IMSA, 300 METROS AL NORTE DE UNICENTRO SOYAPANGO, SAN SALVADOR, EL SALVADOR, CENTROAMERICA




Pastores: Tito y Delmy Escalante

Visión

"Ser una congregación de gente sana y libre que bendice a sus miembros y amigos con el Evangelio de Jesucristo en un ambiente de amor, respeto y aceptación"

domingo, 4 de diciembre de 2011

Divorcio entre iglesia y sociedad

“Aunque en esta vida no tengo riquezas se que allá en la Gloria tengo una mansión. Cual alma perdida entre las pobrezas do mi Jesucristo tuvo compasión.

Coro
Más allá del sol, Mas allá del sol, yo tengo un hogar, hogar bello hogar más allá del sol”.

Esto es parte de la primera estrofa de uno de los himnos tradicionales cantados con gran fervor, por los evangélicos conservadores de las iglesias históricas en América Latina. El himno tiene como título “Más allá del Sol”. El canto posee una esperanza trascendente, una confianza de que algún día las cosas serán distintas, es la esperanza que la pobreza un día será transformada en riqueza, que el sufrimiento será tornado en alegría y la insatisfacción será resuelta más allá del sol. Curiosamente, este himno es entonado principalmente durante los funerales evangélicos, para producir consuelo en aquellos que han perdido a un ser amado.

Esta escena aunque suena llena de fe, en realidad puede ser una manera de conducir a los fieles por el camino del divorcio con la realidad humana. La esperanza en la vida futura, puede convertirse en un pretexto para evitar comprometerse con el proyecto transformador de Dios, a través del Reino de los Cielos. El cristiano puede llegar a confundir pacifismo con pasividad, algunas veces detrás de este lenguaje evangélico fuertemente cargado de una escatología dispensacionalista, puede estar una actitud poco comprometida con los valores del Reino de Dios. Una de las características de este Reino es el dinamismo y el poder transformador. Donde llega el Reino de Dios sucede un cambio positivo a favor del ser humano en su integralidad.

Conformismo y pesimismo, respecto al futuro, describen la actitud del pueblo evangélico en América Latina durante las últimas seis décadas. La promesa de una casa más allá del sol ha propiciado una actitud descuidada en medio de las congregaciones evangélicas. Muchos pastores predicaron contra el estudio, bajo la justificación de que Cristo ya venía, esto tuvo un impacto negativo en los jóvenes de esas congregaciones, pues veían con desprecio esta actividad. Lo que dio como resultado una baja escolaridad en los ministros como en los miembros de las congregaciones, afectando directamente el área económica y atrayendo el estigma de que los evangélicos eran ignorantes.

Mientras la iglesia cristiana evangélica en América Latina prefiera vivir divorciada de las realidades humanas, el impacto del pueblo evangélico en la sociedad será imperceptible y todo quedará reducido a mera palabrería que peligrosamente se convierta en charlatanería religiosa

No hay comentarios:

Publicar un comentario